En nuestras sesiones informativas para familias interesadas en nuestras estancias de inmersión lingüística en Irlanda os damos información de primera mano sobre los resultados obtenidos en anteriores veranos.

Es sorprendente descubrir las aptitudes, aparte de las lingüísticas, que se desarrollan durante una estancia en el extranjero, y preparan a nuestros hijos para el futuro.

Además de los conocimientos más académicos, tales como informática, ingeniería, matemáticas e idiomas, todos sabemos que necesitarán otras habilidades que pueden llegar a ser imprescindibles en su futuro laboral. Estas aptitudes les permitirán enfrentarse a multitud de situaciones cotidianas y relacionarse bien en un entorno laboral.

Competencias interpersonales:

  • Capacidad de escucha.
  • Capacidad de expresión oral.
  • Apertura cultural.
  • Conciencia multicultural.
  • Empatía.
  • Paciencia.
  • Trabajo en equipo.
  • Pensamiento multidisciplinar.
  • Capacidad para hablar en público.
  • Mejora en la capacidad de expresión escrita.

Es evidente la necesidad que nuestros hijos van a tener de ser fuertes en competencias comunicativas, que es una parte de las competencias que se adquieren en estos viajes.

Otras competencias relacionadas con la autonomía personal:

  • Creatividad en la resolución de problemas (salir de la zona confort).
  • Capacidad de autogestión.
  • Disciplina individual.
  • Confianza en uno mismo.
  • Perseverancia.
  • Responsabilidad
  • Iniciativa.
  • Flexibilidad, adaptación al cambio.
  • madurez

La madurez que se adquiere en entornos fuera de la “zona confort” de la familia es una parte importante del aprendizaje. Enfrentarse a retos sencillos sin la protección de los padres conlleva a un aprendizaje necesario a partir de los 14 años. El alumno adquiere confianza cuando ve que es capaz de vivir este tipo de experiencia, no solo con normalidad, sino además como experiencias muy positivas.